El Comentario

España despierta de su letargo. Un silencioso grito clama justicia. Manos levantadas, rostros anónimos y tiendas de campaña. Los gestos de angustia e impotencia son el fiel reflejo del alma de un ciudadano cansado de buscar una salida en un laberinto de finanzas y corrupción.

Ellos piden nuestro voto. Su moneda de cambio una aparente confianza envuelta en papel de regalo y adornado con un lazo de colores para dar una buena imagen. Debajo de la máscara, tan solo avaricia, egoísmo y el deseo de llegar a lo más alto apoyando firmemente cada paso en una escalera de personas, que para ellos solo son obstáculos.

El paro, la infelicidad de los ciudadanos, el terrorismo, la impotencia al verse sumergidos en un mar de palabras sin valor, de liderazgo sin tesón… son simples elementos colaterales, pequeñas molestias que son sorteadas con elegante astucia por nuestros representantes.

Nosotros, cansados de escuchar promesas que resbalan entre los dedos, con una vida efímera, de duración un discurso. Fueron muchos los años acallados pero es ahora, cuando los jóvenes, futuro del pueblo, alzan sus voces a una misma tonalidad, es ahora, cuando toca indignarnos.

 

 

María Cendán*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: